Los campos de cártamo de Yamagata

Los campos de cártamo nunca habían recibido demasiada atención… hasta que salió la película Recuerdos del ayer, de Studio Ghibli, donde la protagonista visita Yamagata y trabaja en los campos de cártamo. Cuando el director Hayao Miyazaki dijo haberse inspirado en un pequeño pueblo de la prefectura de Yamagata, diversos fans partieron en busca de estos paisajes idílicos. Aunque en un principio soreprendidos por el interés sobtado de la gente, este pueblo rápidamente abrió los campos al público y el rural Yamagata ha revivido el cártamo como símbolo de la región.

La verdad es que el cártamo se ha plantado aquí desde hace siglos y en el pasado era la principal fuente de riqueza de la zona. El cártamo plantado entre las montañas se bajaba por el río Mogami hasta el mar, y los pueblos costeros de Yamagata establecieron una línea de compra y venta con Kioto desde ahí. El cártamo se usaba para teñir los kimonos, así que había mucha demanda en la capital. En Yamagata hoy día aún se pueden ver kimonos de cártamo además de otros materiales como puertas corredizas o suelos tatami teñidos de rojo.

Visitar los campos de cártamo de Yamagata, sólo bien visibles durante el mes de julio, es una oportunidad no sólo para conocer este lado de la historia del país, pero también para disfrutar del Japón rural. Es sólo cuestión de bajar en la estación de tren de Takase y seguir a las múltiples señales y pósteres que apuntan la dirección a los campos. Las tarjetas de tren como la Pasmo o Suica no funcionan en esta zona rural, recordad de comprar un billete antes de subir al tren!