Viajar a Japón en junio

A finales de junio empieza la llamada “temporada de lluvias” en Japón, cosa que hace que junio sea un mes poco popular para visitar el país… aún así, junio es uno de mis momentos preferidos para viajar por Japón con sus temperaturas ideales y la naturaleza verde y preciosa. ¡No dejéis que la lluvia estropee vuestros planes de ver Japón! Vamos a hablar de qué ofrece un viaje durante junio.

Aunque se ha ganado el nombre de “tiempo de lluvias” (o tsuyu), junio no es el mes de más lluvia en Japón; este honor se lo lleva septiembre. En junio no llueve cada día, y muchas veces llueve sólo durante un rato corto. Por desgracia, junio suele estar nublado y hasta en los días de sol no hay gran visibilidad panorámica. Eso quiere decir que el Mt.Fuji puede costar un poco de ver y tendréis que acercaros tanto como podéis para esa oportunidad. Pero las montañas y campos estarán cubiertos de niebla, especialmente por las mañanas, y esto os dará la oportunidad de ver templos con un aire misterioso. Cielos tapados significa que podéis disfrutar del verano japonés pero sin tener el sol picando!

La temporada de lluvias en Okinawa cae más bien en mayo y la temporada de tifones empieza a finales de julio, por lo que junio es uno de los mejores momentos del año para visitar las islas si queréis bañaros y hacer snorkelling.

 

Más al norte, junio lleva lirios, iris, flores lotus y, en los últimos días del mes, hortensias. A los japoneses les gustan mucho las flores, así que buscar un campo de lirios o un lago de lotus no es difícil, mientras que las hortensias suelen verse alrededor de templos. En los templos de hortensias más famosos habrá jardines enteros dedicados a ellas.

Aparte de flores, los campos de arroz ya estarán inundados y los primeros brotes empezando a salir. Porque el arroz aún no ha crecido tanto como en junio o agosto, es el momento de visitar el Japón rural y ver el reflejo del cielo y las casas en el agua, es un momento muy fotogénico. Si tenéis suerte, quizás también podréis ver a alguien plantando arroz o un festival de arroz donde todo el pueblo planta un campo de manera más ceremonial. A pesar de toda esta naturaleza, junio se suele representar en el arte tradicional con el bambú.

También decir que en junio empiezan a aparecer diversos insectos que se habían escondido durante el invierno. Por un lado abejas, mosquitos y ciempiés grandes, por otro libélulas y los preciosas luciérnagas. Las luciérnagas se pueden ver mejor a mediados de mes y recomiendo que toméis una noche para dormir en el campo rural para verlas. Una recomendación es Akiota cerca de Hiroshima.

Las ciruelas son la fruta de temporada más común, pero también hay una gran variedad de helados y snacks de todo tipo como kakigori, zenzai frío, mizu mochi o pepino en un palo.

Junio es un mes de poco turismo, así que podréis disfrutar de todo esto sin demasiados otros turistas!

LEER MÁS SOBRE JUNIO